ediciones ayarmanot

jueves, 11 de octubre de 2012

PROXIMA 15 - INVIERNO / Editorial



El tema del viaje, desde Verne y probablemente desde antes, es uno de los principales temas de la ciencia ficción. La variedad de modos en que puede ser abordado y los múltiples caminos que pueden abrirse desde esa premisa ofrecen infinitas posibilidades.
Desde la concepción de la vida como un viaje, o la comprensión de que nuestro planeta sigue su propio sendero por el espacio, desde el transcurrir mismo del tiempo que nos hace imposible la inmovilidad, nadie es ajeno a sus planteos.
Hace unos días, en una de las charlas a las que asistí en el marco de la Rosario Fantástica III, Luis Pestarini hablaba del profundo impacto social que han tenido en cada momento de la historia los diferentes adelantos tecnológicos en medios de transporte y de comunicación (que es otra forma de transportarse), debido al modo en que esos adelantos han ido cambiando la concepción que la gente tenía de las distancias, respecto a un mundo otrora inabarcable, casi inimaginable, y ahora cada vez más pequeño.
El espacio, el universo todo, pareció en algún momento al alcance de la mano, invitándonos casi ansioso a extender la aventura humana más allá de nuestro mundo natal.
Sea que uno viaje a tierras lejanas o no, sea que utilice todos esos adelantos tecnológicos o no, no puede permanecer inmune a los efectos que éstos causan en la sociedad y en la realidad en que vivimos, que vamos construyendo a cada instante. 
Incluso los lugares posibles se multiplican.
El ciberespacio es casi una nueva dimensión en el sentido físico.
Cambiamos la realidad, y sus posibilidades se disparan hasta el infinito.
Y quizás el mayor y más ambicioso de los viajes que podemos realizar es el de autoconocimiento, la exploración de nuestras verdaderas ansias y temores, y el modo en que éstos se proyectan (y nos proyectan) en el mundo y en la idea que tenemos de él.
No perdamos de vista que todo lo que creemos saber del universo que nos rodea es una construcción de nuestra mente, un rompecabezas que armamos con impresiones sueltas, un mosaico desparejo.
Viajar, dentro y fuera de nosotros, es quizás el único modo que tenemos de ir completándolo.
Y creo que la mejor manera de hacerlo es siguiendo el consejo de Wells en “La máquina del tiempo”: Tal vez aprender a manejar la máquina del atrevimiento, para viajar instantáneamente a los límites de la vida inmediata, para fundar de vez en cuando un breve paraíso sin porvenir ni pasado, sin el doble chantaje de la nostalgia y del miedo.


Laura Ponce

0 comentarios:

Dí lo que piensas...