ediciones ayarmanot

martes, 23 de octubre de 2012

PROXIMA 15 / Correo de lectores (3)


Las cartas que recibimos de los lectores no siempre son sobre el número anterior, a veces son sobre números más viejos. En este caso son sobre la PROXIMA 11- INVIERNO (septiembre de 2011). Carlos Ferro viene siguiendo la colección, leyéndola minuciosamente, y nos manda sus impresiones. La comparto con ustedes   :-)


Querida Laura:

Una vez más, veo que estoy un año atrasado con las Próximas... Ya terminamos septiembre de 2012, y yo estoy con los comentarios del número de septiembre de 2011.

Pero vamos a mis observaciones sobre el número en sí.

La tapa, “Torres” de Guillermo Vidal, muy linda. Este muchacho ya es un clásico y la calidad del papel de la tapa ahora lo favorece mucho. Se pueden apreciar bien los detalles y el satinado le da mucho relieve a pesar de tener una paleta bastante escueta en esta ilustración. Es un dibujo netamente futurista, tecnológico y muy sugerente. El contraste con las letras blancas queda muy bien, se leen perfectamente los nombres de los autores y no molestan para apreciar el dibujo.

El editorial viene muy cargado. Casi cada párrafo tiene una idea interesante. Pero eso le juega un poco en contra, porque al final, paseó por al menos tres temas diversos que me interesan, pero no pude identificar un hilo conductor claro ni tampoco un mensaje. Bah, quizás yo soy demasiado estructurado y espero esas cosas de un editorial, cuando puede ser perfectamente un vehículo para expresar inquietudes. Todo depende de con qué intención lo hayas escrito. Igual, la frase del cierre es muy linda y me siento totalmente identificado con eso.

La “chica próxima” de este número, de la mano de Gala, es... interesante y perturbadora, aunque sea en esa forma fragmentaria y tecnificada. La cara está muy bien hecha, y los detalles que sugieren tecnología, cadena de montaje, mecánica o similares, también resultan adecuados.

“La era del cambio” de Claudio Amodeo: También , interesante y perturbador. Empieza muy bien, va graduando bien los avances tecnológicos desde lo que tenemos bastante cerca hasta extrapolaciones lógicas y creíbles pero lejanas (hoy). Al mismo tiempo, avanza en la construcción del personaje-narrador y su punto de vista; y tangencialmente, a través de sus problemas, nos va contando cómo evoluciona esa sociedad en su carrera de reemplazos e implantes. Todo está bien, hasta llegar a la última parte. Lo del accidente, todavía pasa; el rechazo de los implantes es bastante lógica. Pero la escena final con la bebé, estropea el cierre de un buen cuento. Prefiero olvidar esa escena. Entre otras cosas, no hay forma biológica de que un diente metálico sea natural; pero eso es lo que menos me molesta. El problema es que el personaje se desliza en una histeria de telenovela, retórica barata y queda completamente anulado, echando por la borda varias páginas de narración coherente.
Ninguna de las dos ilustraciones de Belushi para este cuento me gustó. La pequeña del final, con el ambiente de quirófano, al menos tiene un toque inquietante y transmite cierta atmósfera en los trazos que delinean una imagen nebulosa y atemorizante. Pero no es “jugada”, no refleja casi nada del dibujante. La otra, parece un pequeño collage de esbozos y anda más.


“El tipo que vio a Moby” de Juan Manuel Valitutti: No me llega a enganchar. Por un lado, me pareció muy claro todo el tiempo lo que estaba pasando, la fantasía, la división de personalidad. Están lindos los detalles de la narración, el juego con Moby Dick, y la frase del final; por eso no lo considero una mala pieza en general.
La ilustración de Maglioni, muy linda, muy biológica y muy influida por el Alien, sí me gustó.

“REI” de Adrián Paredes: Este sí, es breve pero me enganchó completamente. Un cuento donde poco se dice claramente, lleno de sugerencia, desafiante y abierto a muchas lecturas. Pocos detalles concretos, hábilmente queda para el lector completar un montón de cosas con los esbozos que “descuidadamente” deja caer la narración... esa narración que es poco más que una serie de imágenes con un pequeño hilo de pensamiento detrás, una dispersa corriente de conciencia... hasta lelgar al final. Me gustó mucho, me parece que tiene una buena voz y un buen /tempo/.
La ilustración de Dakota es muy buena, muy interesante, aunque muy distante de lo que yo imaginé al leer el cuento. Los detalles de las figuras humanoides con sus trajes “conectados” y de las máquinas, me recuerdan un poco a Chichoni. La escena es linda, equilibrada, detallada, también sugerente. Se ve mucho trabajo en esa ilustración.

“La memoria como mundo” de Teresa Mira de Echeverría: Espectacular. Hermoso artículo (o ensayo, no tengo clara la diferencia), disfruté cada párrafo, me encantó el recorrido por distintas referencias -clásicas la mayoría, otras no tanto- de la ciencia ficción y la fantasía. Mucho para pensar en cada uno de los capítulos, muchos disparadores de ideas y de recuerdos. Igual, no estoy de acuerdo con la hipótesis final, el cierre donde dice que la memoria supera al tiempo y, finalmente, que sólo la memoria abarca el infinito. Si hay algo que la memoria no puede abarcar, es el infinito, ya que nada ni nadie puede recordar lo infinito... Pero poéticamente, queda bien.La memoria despliega el tiempo y lo reconstruye en todas direcciones, sí... pero esa construcción es de una realidad un tanto dudosa. En fin, como te decía, mucho para pensar y varias cosas para discutir.
Muy lindas las tapas de los libros de referencia, acompañando el artículo.

“Siempre queremos un poquito más”, entrevista a Cristián Mallea: Me gustó mucho, como todas tus entrevistas. La verdad, cada vez más aprecio el don que tenés de hacer que la gente se sienta cómoda en las entrevistas, de compartir el rato con ellos, de dejarlos expresar y participar poco, pero efectivamente. En el caso de este chico, creo que no vi nada de él, ni siquiera vi la película Aballay. Pero me resultó super interesante, y supongo que me pondré a buscarla. Muchas de las referencias que él daba, las tenemos en común. Y los dibujos de muestra, me parecieron buenísimos.

“Cabalgata hacia Atiles”, historieta de Cristián Mallea: Hermosa historieta, breve y que me deja con ganas de más. Impresionantes los dibujos, con la temática gauchesca. Muy linda la historia, cortita y al pie, con elemento fantástico incluido, con alguna documentación histórica necesaria, rescatando personajes conocidos y creando otros queribles y creíbles, con pocos trazos. Muy buena la narrativa y el apoyo visual, para lograr transmitir todo en poco espacio. Realmente me parece una pieza excelente.

“Otoño” de Teresa Mira de Echeverría: Otro que me encantó. Todas las imágenes de la sociedad de los fligae son hermosas, muy poéticas y muy logradas. Todo el cuento, además de poesía tiene una lógica interna y una consistencia que son admirables. El esfuerzo de describir (o siquiera imaginar) alienígenas que realmente no sean sólo humanos disfrazados es siempre un desafío para nuestro antropocentrismo, y Teresa lo acomete con muy buenos resultados. La narración tiene muy buen ritmo, el cuento nunca pierde interés y los disparadores de ideas están a cada paso. Es otro cuento que invita mucho a pensar, casi como un artículo. Me pareció especialmente interesante, desde el punto de vista técnico, el manejo de los diálogos, sobre todo con los alienígenas.
La ilustración de Darío Torres, en cambio, no me dice mucho. Puede ser una imagen del cuento, pero también puede ser sacada de cualquier lado. No parece de lo más representativo, ni imaginativo. Veo algo de interesante en el estilo y en los trazos, pero no me llega a transmitir nada importante.

“Del meteorocentrismo y otras tonteorías” de Claudio del Castillo: Divertido, ingenioso y ligero. Un pequeño descanso y divertimento después de tantas cosas profundas y para pensar. Aunque algo no despreciable de pensamiento y de memoria se requiere para apreciar la cantidad de juegos de palabras e intelectuales que presenta este cuento delirante, lo que prima es la diversión. Disfruté mucho de los dislates del diálogo entre los tres personajes y de la situación. Si bien parece una obra menor, hay que recordar que siempre es más difícil hacer reír que llorar, y agradecer este despliegue de humor cubano.
La ilustración de Augusto Belmonte sintetiza muy bien el cuento y su atmósfera, retrata de manera imaginativa los tres personajes y su discurso. Me pareció muy buena idea la de usar un lenguaje gráfico cruza de historieta y caricatura, y muy logrados los rasgos de los tres.

“Barajar y dar de nuevo” de Gonzalo Santos: Me gustó mucho también. Me pareció original la idea de que las fotos digitales empiecen a anticipar lo que sucederá después, interesante; un poco como la idea absurda (y perturbadora) de los espejos que no reflejan a los vampiros... pero al revés. Muy bien trabajada la progresión de eso también, la primera anécdota (que sirve para introducir mejor al personaje y su entorno), los incidentes que se multiplican, luego a nivel mundial, después las obsesiones y reacciones cercanas, cada vez más.. hasta la invasión y la superposición total. Y entonces, cuando otra persona hubiera terminado abruptamente el cuento, Gonzalo nos trae otro vuelta de tuerca, más incidentes y nuevos personajes. El cuento no pierde interés en ningún momento, me parece muy bien escrito además de tener ideas y planteos originales.
La ilustración de Dakota, nuevamente, es muy buena. Aunque no tan grande como la otra, y creo que la perjudica un poco la repetición (o cercanía con la anterior). Igual también me resultó muy interesante, y en este caso, más relacionada con las imágenes del cuento. Hay una cosa exageradamente barroca y casi gótica en la ilustración, que me atrae.

“Hablando del asunto”, crónica de Laura Ponce: Muy linda la crónica, muy lindas las actividades que desarrollaron y las imágenes que las acompañan, muy lindo en enganche de circunstancias (aunque no me sorprende, porque cuando uno hace cosas, empiezan a pasar cosas.. uno de los secreto del éxito de los libros de autoayuda). Todo muy lindo, no puedo decir nada más que “gracias por compartirlo con nosotros”. Gracias por seguir haciendo, por seguir moviéndose, por poner la cara y el tiempo para mostrar cosas de estos géneros que tanto nos apasionan.

'Correo de Lectores” con varios nombres conocidos, simpático (como siempre) el mensaje de Omar, interesantes los comentarios de Ale Molina (como siempre) aunque disiento en más de una apreciación, me encanta que podamos disfrutar distintas cosas de la revista y opinar distinto, lindo y auspicioso el elogio de Ricardo Giorno. También elogioso el de Juan Manuel Valitutti, muy lindo que comparta con nosotros las impresiones de su hijo con el Four Eyes. A Adrián Paredes creo que no lo conozco, pero también me resultaron interesantes sus comentarios. En fin, un correo con “nada del otro mundo” pero cosas divertidas, comentarios interesantes, afecto y elogios. Agradable.

Como siempre, agradezco (y soy lector asiduo de) la página de los ilustradores, que tanto hacen por reslatar y complementar la experiencia de la lectura. Veo con agrado que es variado, que algunos se repiten pero muchos cambian.

Finalmente, las Ondas Fraguianas del cierre, con un tópico muy querido por Fraga y también por muchos de nosotros, el antropocentrismo dado vuelta... Me resultó muy gracioso, es impresionante la síntesis que muchas veces logra con una sola viñeta muda.

Bueno, estuvimos hablando en la tertulia de ayer, así que ahora no pasó tanto tiempo... ¡Espero pronto mandarte los comentario del 12!

Saludos
Carlos Ferro
C.A.B.A.






0 comentarios:

Dí lo que piensas...